Intervenciones contemporáneas en centros históricos

JORNADAS INTERNACIONALES DE REFLEXIÓN EN PATRIMONIO CULTURAL

Este documento resume muy sucintamente lo expuesto por los conferencistas y panelistas del evento y es la base para el pronunciamiento que la SCA hará ante las autoridades encargadas del patrimonio arquitectónico y la ciudadanía. 

PRONUNCIAMIENTO

La SCA desarrollando las acciones pertinentes a su condición de órgano consultivo del gobierno está interesada en propiciar reflexiones sobre el estado en que se encuentra la atención al patrimonio arquitectónico, la percepción de los profesionales que lo intervienen y el desempeño de algunas de las autoridades a cargo de su salvaguarda.

Consecuentemente con lo anterior ha celebrado jornadas en varias ciudades del país para evaluar qué se está haciendo al respecto. Resalta la importancia de recibir los aportes de connotados especialistas de la restauración, nacionales e internacionales, que aportan su valiosa experiencia, y contar con un nutrido grupo de jóvenes en quienes recaerá el natural relevo generacional en estas lides.

Producto de las reflexiones, diálogos y criterios presentados la SCA manifiesta que:

La intervención en edificaciones patrimoniales es un fenómeno cambiante que no puede establecerse como una doctrina permanente encasillada en normas exclusivas de la restauración, debe ser visto de modo amplio atinente a ejercicios de diseño arquitectónico con respeto por lo preexistente buscando integrarse mediante composiciones armónicas. Premisas bajo las cuales las edificaciones pueden ser traídas a una nueva vida, superar su obsolescencia e integrarse vitalmente a la ciudad actual siendo conservadas y adaptadas. En ese sentido es necesario valorar diversos sectores de la ciudad más allá de los centros históricos fundacionales y las acciones de su conservación  son responsabilidad de todos los ciudadanos en concurso con los gobiernos a cargo.

Los bienes arquitectónicos deben evolucionar acorde al tiempo que corre, buscando su sostenibilidad, integración a la vida de la ciudad, crear riqueza cultural y propiciar la captación de beneficios económicos; en ellos se han de aplicar criterios sólidos, flexibles, no sujetos a rígidos dogmatismos burocráticos, que pretendiendo la salvaguarda propician su destrucción, se convierten en fuente de corrupción y otras prácticas nefandas. En las intervenciones que se efectúen es acertado el uso de técnicas y lenguaje contemporáneo, sin búsqueda de protagonismo. Como recurso para valorar la historia es dable utilizar, entre otros, la iluminación como una dimensión de la arquitectura, otra piel del edificio, aplicada siempre con un criterio, no ser casual.

En lo referente al desarrollo de las políticas de conservación patrimonial es necesario que recaigan en entidades gubernamentales con fortaleza institucional, dotada de recursos que le permitan encarar los desafíos ambientales y jurídicos o el excesivo afán económico que  deterioran los valores auténticos patrimoniales y facilitan el afloramiento de fenómenos de gentrificación, y la explotación de agentes externos. Las estrategias planteadas tienen que estar soportadas en procesos que integren la comunidad, evitar ser decisiones unilaterales de los organismos de gobierno, buscar la participación de la iniciativa privada como agente dinamizador de apropiación, ser auténticas, no impositivas de modelos foráneos, orientadas a la protección de propietarios y residentes permanentes. En ellos el papel de los colectivos ciudadanos de jóvenes, la academia y gremios profesionales es fundamental para alcanzar un legítimo sentido de conservación, valoración del patrimonio tangible e intangible, imprimir la suficiente dinámica a un adecuado y pertinente aprovechamiento de los bienes culturales como herramienta del desarrollo que produce bienestar ciudadano e identidad cultural.


Extraído de la Jornada de reflexión del patrimonio que se realizó en Cartagena de Indias el 30 de agosto de 2016, con la coordinación de Flavio Romero Frieri, Presidente de la SCA, y William Pasuy Arciniega de la Universidad de La Salle. Participaron como conferencistas los arquitectos mexicanos Catherine Ettinger, Claudia Rodríguez, Jesús López y Rocío Ramírez y, por Colombia, Álvaro Barrera, Natalia Canal, Mario Camargo. Como invitado actuó el experto en iluminación Luca Valdrighi y como panelistas los arquitectos Germán Bustamante, Rodrigo Arteaga, Ricardo Zabaleta, Alberto Herrera y Alfonso Cabrera. Las conclusiones estuvieron a cargo del arquitecto William Pesuy y en la redacción del presente documento el arquitecto Germán Fonseca.

Palabras de Enrique Forero, Presidente del Colegio Máximo de las Academias

Sesión Solemne Estatutaria
COLEGIO MÁXIMO DE LAS ACADEMIAS
17 de agosto de 2016


PALABRAS DEL PRESIDENTE

Señores y Señoras Miembros de la Mesa Principal,
Estimados Académicos que nos acompañan,
Representantes de las entidades que conforman el Colegio Máximo de las Academias de Colombia,
Miembros de la Junta Directiva de la Academia Colombiana de Historia de la Ingeniería y las Obras Públicas,
Miembros de la Junta Directiva de la Sociedad Colombiana de Matemáticas
Familiares y amigos de los homenajeados,
Señoras y Señores,

Hoy seré muy breve para dar suficiente espacio a la entrega de los diferentes reconocimientos que hemos anunciado en el orden del día.

En los folletos que se han distribuido encontrarán Ustedes un resumen del Informe de gestión para el año académico 2015-2016, así como reseñas de hojas de vida y actas de los jurados.

Hoy se completan tres años desde que la actual Junta Directiva entró en funciones. En el año 2013 definimos con un grupo de Académicos nuestra visión de la institución. En ese momento dijimos:

“Queremos una academia respetable y respetada, grande y digna de su nombre, inclusiva y multidisciplinaria, participativa e influyente en el análisis, discusión y solución de los problemas nacionales, conocida y reconocida por la sociedad y con presencia sobresaliente en el ámbito internacional”.

La gestión del periodo 2013 – 2016 ha consolidado actividades ya existentes y ha permitido abrir nuevos caminos en relación con la presencia de la Academia en la vida nacional e internacional.

En palabras del Dr. Hernán Jaramillo, profesor de la Universidad del Rosario: “La Academia ha sido y es el escenario que ha logrado reunir a un grupo de académicos e investigadores con legítimo interés de bien público e interés nacional y no particular, para conducir el relacionamiento y el diálogo necesario con la institucionalidad que legisla y decide sobre el destino de la nación. La Academia está llenando un espacio que no se había conquistado”.

La Academia se ha venido afianzando como un centro de pensamiento, abierto a todos los colombianos interesados en estos asuntos trascendentales para el país.

En cuanto al diálogo con la institucionalidad, estamos contentos y agradecidos con el Honorable Representante a la Cámara, Dr. Iván Darío Agudelo, actual Presidente de la Comisión Sexta. Con el hemos establecido un diálogo franco y abierto sobre el presente y el futuro de la ciencia y la educación en el país.

Así mismo, hemos iniciado un estimulante intercambio de ideas con el Honorable Senador Jorge Enrique Robledo, y esperamos acercarnos a otros congresistas.

Sin embargo, la comunidad científica y académica sigue siendo invisible para las altas esferas del gobierno. En septiembre cumpliremos un año de esfuerzos para conseguir que el Presidente de la República escuche nuestras propuestas.

Ni ofreciéndole apoyo para el proceso de paz logramos romper esa barrera. Debo decir que me causa por lo menos extrañeza que haya tiempo para un niño del Vichada que quería conocerlo (nada contra el niño del Vichada), pero que no lo haya para 23 líderes de esa comunidad científica y Académica.

No creemos que sea utópico pensar en hablar con el Presidente de la República. En todos los países civilizados del mundo el Presidente o el Primer Ministro tienen canales de comunicación directa con las Academias. Aquí no. Aquí nunca hay espacio en la agenda.

Lo mismo pasa, salvo honradísimas excepciones, con los Ministros. Siempre hay algo más urgente.

Nosotros nos preguntamos si hay algo más urgente que pensar seriamente en el futuro del país en la era del post-acuerdo.

Sabe el gobierno, o le interesa siquiera, la importancia que revisten la ciencia, la educación y la cultura en esta nueva etapa?

Sabe el gobierno, o le interesa siquiera, que tiene al alcance de su mano una riquísima mina de conocimientos e información no solo en la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, sino en el Colegio Máximo de las Academias de Colombia?

Que en lugar de estar contratando costosos consultores extranjeros que no conocen el país, podría estar acudiendo a este importante grupo de instituciones que son, por ley, órganos consultivos del mismo gobierno Nacional?

Las actuaciones de nuestra Academia se han enriquecido en los tres últimos años con la colaboración estrecha y permanente que ha nacido de la reactivación del Colegio Máximo de las Academias. El Colegio Máximo está conformado, además de la nuestra, por las Academias de la Lengua, de Medicina, de Jurisprudencia, de Historia, de Geografía, de Ciencias Económicas, la Sociedad Colombiana de Ingenieros, la Sociedad Colombiana de Arquitectos y el Patronato Colombiano de Artes y Ciencias.

Aunque estamos contentos con la participación que hemos tenido en la discusión de importantes documentos como el CONPES de Ciencia, Tecnología e Innovación, o las nuevas normas de Publindex para calificar publicaciones científicas, no estamos satisfechos.

Aunque hemos participado en importantes iniciativas en las que el Departamento Administrativo de Ciencia y Tecnología, Colciencias, ha estado involucrado y a las que hemos sido invitados, no estamos satisfechos con muchos de los resultados. Vemos a un Colciencias debilitado a través de acciones del mismo gobierno, que debería considerar a esta institución como un elemento fundamental en el desarrollo del país.

Por eso creemos en la necesidad de la creación de un Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación y estamos trabajando en una propuesta coherente sobre como este Ministerio podría funcionar sin que se convierta, como muchos temen, en una burocracia más. La idea requiere más análisis, pero muchos de nosotros pensamos que es la única salida a la innegable crisis en la que se encuentran en nuestro país la Ciencia la Tecnología y la Innovación, víctimas de la COMPETITIVIDAD y de los mandatos de la OCDE. .

La contribución que las entidades miembros del Colegio Máximo de las Academias de Colombia pueden hacer al post-acuerdo es prácticamente ininimaginable. La paz tiene que ver con la salud, con la educación, con la memoria histórica, con el arte y las tradiciones populares, con la física, las matemáticas, la química y la geología, con el medio ambiente, con la economía, con la planeación urbana, con las obras de infraestructura cuidadosamente estudiadas e implementadas, con entender nuestra geografía (Francisco José de Caldas decía que la Geografía es la base de la nacionalidad), con la diversidad lingüística y cultural. Y nosotros lo tenemos todo.

Aquí recuerdo la frase que mi amigo Manuel Guzmán Hennessey escribió en el diario El Tiempo en el año 2011, al referirse a las Academias: “Las Academias son clubes donde jóvenes de muchos años se esfuerzan por seguir iluminando el camino”. Esa frase dio origen a uno de los objetivos consagrados en los nuevos Estatutos de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales que dice así: “Orientar a la sociedad sobre asuntos de interés nacional”.

PARENTESIS: Pero, no crean que son solo “jóvenes de muchos años” los miembros de las Academias. Nosotros acabamos de posesionar a dos nuevos académicos correspondientes, uno de 39 años y el otro de 41, y ambos están aquí, los Dres. Bernardo Uribe Jongbloed y Alf Onshuus Niño.

Pasando a otro asunto de fundamental importancia en el día de hoy, quiero decirles que estamos muy contentos y orgullosos al presentar hoy siete reconocimientos, cumpliendo así otro de nuestros objetivos como es el de exaltar a quienes se han destacado por sus aportes a la ciencia. Hoy entregamos galardones a dos nuevos miembros honorarios, al primer miembro institucional, a dos jóvenes científicos y a la obra integral de dos científicos.

Pero, adicionalmente la Academia administra el Premio Yu Takeuchi para tesis doctorales de maestría y doctorado en Ciencias Básicas, que se entregará por primera vez este año, y también a partir de 2016 colabora activamente en la convocatoria del Premio L´Oreal para Mujeres en la Ciencia.

Doy la bienvenida a los nuevos miembros de la Junta Directiva, y termino expresando agradecimientos muy sinceros a los miembros de la Junta Directiva saliente, que siempre estuvieron pendientes de la vida de la Academia;  a los Académicos que han colaborado con entusiasmo en numerosas reuniones, como conferencistas en la Cátedra Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales en las ciudades de Cartagena, Barranquilla, Sincelejo, Ibagué y Tunja; como invitados en nuestro programa de radio Panorama de la Ciencia que se transmite por la emisora de la Universidad Nacional de Colombia; como miembros de las distintas comisiones permanentes de la Academia; como representantes de la institución en instancias nacionales e internacionales y en muchas otras actividades.

También agradezco al personal administrativo de la Academia, cuyo compromiso con la institución es ampliamente reconocido por propios y extraños.

Un reconocimiento especial al Embajador Juan Mayr y al Dr. Jaime Bueno Miranda quienes han expresado constantemente y en diversas formas su cariño y respeto tanto por la Academia como por el Colegio Máximo abriendo puertas importantes, convencidos como están de la importancia de estas instituciones para el desarrollo del país.

A Colciencias, que nos ha abierto sus puertas en diferentes espacios.

A la Cámara de Representantes, al Ministerio de Educación Nacional, Colciencias, RENATA, la Universidad de Antioquia, ASCUN y todas las instituciones y personas que nos felicitaron con motivo de nuestro cumpleaños número 80 hace un par de meses.

Y a todos los presentes por darnos el honor y el placer de su compañía en esta, la sesión más importante del año para la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

¡Muchas gracias a todos!

Enrique Forero
Presidente Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales
Presidente Colegio Máximo de las Academias de Colombia