Ecotableros, la diferencia está en los detalles

Este 7 y 8 de Septiembre, en el marco del 35 Congreso Nacional de Arquitectura, en Medellín, celebramos el lanzamiento de Ecotableros.

Bajo la dirección de Marcelo Villegas y Simón Vélez, Ecotableros encarna las ventajas de construir y crear con un elemento tan versátil y duradero como la guadua, así como los beneficios y sociales que conlleva trabajar con un material amable con el medio ambiente.

“NUESTRO PRODUCTO NACE POR LA TRANSFORMACIÓN DE LA GUADA A TRAVÉS DE PROCESOS INDUSTRIALES SOSTENIBLES.”

Marcelo Villegas y Simón Velez, Fundadores Ecotableros

Haz parte de éste lanzamiento y conoce las propuestas de Ecotableros para la práctica de la Arquitectura Sostenible.

Para más información visita http://www.ecotableros.com/

La ambición rompió el saco: el desplome del edificio Portal de Blas de Lezo en Cartagena

El reciente caso del desplome del edificio Portal de Blas de Lezo es la más viva muestra del afán desmedido de riqueza afianzado sobre vicios, carencias gubernamentales, corrupción y pésimas prácticas profesionales que, había demorado en explotar, y desafortunadamente lo hace con el saldo trágico de una veintena de muertos y otro tanto de heridos.

En este duro trance, además de las víctimas directas del siniestro, la mayor afectada es la Alcaldía Mayor de Cartagena con su enmarañada cauda burocrática de las Alcaldías de las Localidades, Control Urbano y la Secretaría de Planeación Distrital. Por una sencilla razón: son ellos los que tienen la responsabilidad de que las edificaciones que se levanten se ajusten a las normas del POT y a la calidad requerida. En la realidad poco, o nada, de ello se cumple por la inmensa corrupción que afecta esos procesos. Los constructores inescrupulosos actúan sin miedo pues saben que impunemente pueden adelantar sus obras violando los requisitos de ley sin ser sancionados o sus obras clandestinas demolidas. El asunto es sencillo, todo se arregla con dinero. Dentro de los gastos de construcción se incluye una suma destinada a pagar las “picúas” de los funcionarios que tienen a cargo del control. Descaradamente pasan por las construcciones dizque a inspeccionar en busca de la coima que silencia sin pudor cualquier anomalía. No importa cuán flagrante sea: varios pisos de más; ausencia, o insuficiencia, de parqueaderos; carencia de retiros; licencias falsas; planos que no correspondan a la obra realmente en construcción.
Los mercaderes de la construcción fraudulenta “saben cómo es la vuelta”. En su afán de lucro, además de falsificar vallas y licencias de construcción, omiten hacer estudios de suelo y contratar profesionales idóneos; copian proyectos arquitectónicos; “aceitan” a los vecinos para que mientan en caso de inspeccionamiento, y conocen los caminos para que las empresas de servicio se los instalen sin llenar los requisitos para ello. Poderoso caballero es Don Dinero.
Los funcionarios de las Curadurías Urbanos no son los responsables del desmadre, aunque alguna responsabilidad puedan tener, cuando son laxos en la aplicación de la normativa o señalan los vacíos que ella puede tener para que se cuelen propuestas dudosas. Los Curadores, aplicando la ley, son artífices de un procedimiento que, bien intencionado, hace mucho daño y es base de las construcciones violatorias. Me refiero a los RECONOCIMIENTOS, mecanismo mediante el cual se legalizan obras realizadas sin el lleno de los trámites exigidos después de pasados cinco años de haberlas hecho y no estar cuestionadas por las autoridades de control. Esa es la puerta trasera cómo se formaliza lo torcido una vez terminada la obra y es necesario venderla y proceder ante notarías y oficina de registro de instrumentos públicos. En estos organismos se escuchan cuentos nada santos en los que las falsas licencias, los testimonios de vecinos avalando la antigüedad y otras tramoyas abundan.

Como cereza del postre figura el origen de los dineros invertidos en las obras. La mayoría de ellas se hacen con recursos propios de los constructores sin recurrir a préstamos bancarios. Cuál es su proveniencia…no se sabe. Preguntar por ello, no es recomendable.

Lo expuesto aquí recoge comentarios de colegas que han sufrido en carne propia las malas prácticas. Son fruto de observaciones desprevenidas en los barrios, cuando inexplicablemente desaparece una casita y emerge un enorme edificio que, a todas luces, no puede estar cumpliendo con las normas urbanísticas. De ver cómo no pasa nada…hasta cuando pasó. La ambición rompió el saco. Hoy lloramos veinte muertos y nos razgamos las vestiduras; se buscan culpables y señalan responsables. Ojalá éste escrito sirva para encontrar el camino correcto a seguir para garantizar construcciones seguras para sus habitantes y una ciudad menos proclive a la clandistinidad y la corrupción. No se molesten en pedirme prueba de lo que he dicho. No las tengo. Vayan a visitar los restos de Portales de Blas de Lezo, explíquenme lo sucedido y díganme que estoy equivocado.

Arq. GERMÁN FONSECA CASTILLO

VÉASE TAMBIÉN:

Autoridades prometen parar obras ilegales en Cartagena
http://m.eluniversal.com.co/cartagena/autoridades-prometen-parar-obras-ilegales-252052


Derrumbe del “edificio invisible”
http://m.eluniversal.com.co/blogs/patrimonio-siglo-xxi/derrumbe-del-edificio-invisible-los-muertos-los-ponen-los-pobres

PEMP Cartagena: Carta al Alcalde de la ciudad

La Sociedad Colombiana de Arquitectos, como parte del Consejo Nacional de Patrimonio del Ministerio de Cultura, entidad a la que le corresponderá aprobar el PEMP de Cartagena, envió una carta a la Alcaldía de la ciudad, con algunas sugerencias que se consideran útiles para aprobar e iniciar su implementación.

La carta firmada por el Arq. Flavio Romero Frieri, Presidente Nacional de la SCA, manifiesta el interés de un PEMP viable que cumpla con mejorar la calidad de vida en el centro histórico, desarrollar un modelo de manejo integral para conservar y proteger el patrimonio tangible e intangible, fortalecer la identidad cultural y avanzar en la equidad social.

Intervenciones contemporáneas en centros históricos

JORNADAS INTERNACIONALES DE REFLEXIÓN EN PATRIMONIO CULTURAL

Este documento resume muy sucintamente lo expuesto por los conferencistas y panelistas del evento y es la base para el pronunciamiento que la SCA hará ante las autoridades encargadas del patrimonio arquitectónico y la ciudadanía. 

PRONUNCIAMIENTO

La SCA desarrollando las acciones pertinentes a su condición de órgano consultivo del gobierno está interesada en propiciar reflexiones sobre el estado en que se encuentra la atención al patrimonio arquitectónico, la percepción de los profesionales que lo intervienen y el desempeño de algunas de las autoridades a cargo de su salvaguarda.

Consecuentemente con lo anterior ha celebrado jornadas en varias ciudades del país para evaluar qué se está haciendo al respecto. Resalta la importancia de recibir los aportes de connotados especialistas de la restauración, nacionales e internacionales, que aportan su valiosa experiencia, y contar con un nutrido grupo de jóvenes en quienes recaerá el natural relevo generacional en estas lides.

Producto de las reflexiones, diálogos y criterios presentados la SCA manifiesta que:

La intervención en edificaciones patrimoniales es un fenómeno cambiante que no puede establecerse como una doctrina permanente encasillada en normas exclusivas de la restauración, debe ser visto de modo amplio atinente a ejercicios de diseño arquitectónico con respeto por lo preexistente buscando integrarse mediante composiciones armónicas. Premisas bajo las cuales las edificaciones pueden ser traídas a una nueva vida, superar su obsolescencia e integrarse vitalmente a la ciudad actual siendo conservadas y adaptadas. En ese sentido es necesario valorar diversos sectores de la ciudad más allá de los centros históricos fundacionales y las acciones de su conservación  son responsabilidad de todos los ciudadanos en concurso con los gobiernos a cargo.

Los bienes arquitectónicos deben evolucionar acorde al tiempo que corre, buscando su sostenibilidad, integración a la vida de la ciudad, crear riqueza cultural y propiciar la captación de beneficios económicos; en ellos se han de aplicar criterios sólidos, flexibles, no sujetos a rígidos dogmatismos burocráticos, que pretendiendo la salvaguarda propician su destrucción, se convierten en fuente de corrupción y otras prácticas nefandas. En las intervenciones que se efectúen es acertado el uso de técnicas y lenguaje contemporáneo, sin búsqueda de protagonismo. Como recurso para valorar la historia es dable utilizar, entre otros, la iluminación como una dimensión de la arquitectura, otra piel del edificio, aplicada siempre con un criterio, no ser casual.

En lo referente al desarrollo de las políticas de conservación patrimonial es necesario que recaigan en entidades gubernamentales con fortaleza institucional, dotada de recursos que le permitan encarar los desafíos ambientales y jurídicos o el excesivo afán económico que  deterioran los valores auténticos patrimoniales y facilitan el afloramiento de fenómenos de gentrificación, y la explotación de agentes externos. Las estrategias planteadas tienen que estar soportadas en procesos que integren la comunidad, evitar ser decisiones unilaterales de los organismos de gobierno, buscar la participación de la iniciativa privada como agente dinamizador de apropiación, ser auténticas, no impositivas de modelos foráneos, orientadas a la protección de propietarios y residentes permanentes. En ellos el papel de los colectivos ciudadanos de jóvenes, la academia y gremios profesionales es fundamental para alcanzar un legítimo sentido de conservación, valoración del patrimonio tangible e intangible, imprimir la suficiente dinámica a un adecuado y pertinente aprovechamiento de los bienes culturales como herramienta del desarrollo que produce bienestar ciudadano e identidad cultural.


Extraído de la Jornada de reflexión del patrimonio que se realizó en Cartagena de Indias el 30 de agosto de 2016, con la coordinación de Flavio Romero Frieri, Presidente de la SCA, y William Pasuy Arciniega de la Universidad de La Salle. Participaron como conferencistas los arquitectos mexicanos Catherine Ettinger, Claudia Rodríguez, Jesús López y Rocío Ramírez y, por Colombia, Álvaro Barrera, Natalia Canal, Mario Camargo. Como invitado actuó el experto en iluminación Luca Valdrighi y como panelistas los arquitectos Germán Bustamante, Rodrigo Arteaga, Ricardo Zabaleta, Alberto Herrera y Alfonso Cabrera. Las conclusiones estuvieron a cargo del arquitecto William Pesuy y en la redacción del presente documento el arquitecto Germán Fonseca.