PEMP Cartagena: Carta al Alcalde de la ciudad

La Sociedad Colombiana de Arquitectos, como parte del Consejo Nacional de Patrimonio del Ministerio de Cultura, entidad a la que le corresponderá aprobar el PEMP de Cartagena, envió una carta a la Alcaldía de la ciudad, con algunas sugerencias que se consideran útiles para aprobar e iniciar su implementación.

La carta firmada por el Arq. Flavio Romero Frieri, Presidente Nacional de la SCA, manifiesta el interés de un PEMP viable que cumpla con mejorar la calidad de vida en el centro histórico, desarrollar un modelo de manejo integral para conservar y proteger el patrimonio tangible e intangible, fortalecer la identidad cultural y avanzar en la equidad social.

Presentación Libro Grandes Proyectos Urbanos

Hoy se observa en la mayoría de nuestras ciudades colombianas una tendencia a desarrollar Grandes Proyectos Urbanos como respuesta a sus necesidades de crecimiento, transformación y desarrollo.

Por su magnitud y complejidad, dichos proyectos requieren de un liderazgo fuerte en gestión urbana, la participación proactiva de actores estratégicos, nuevas fuentes de financiamiento, estímulos tributarios y ajustes en algunos casos a la normatividad vigente para hacerlos realidad.

Al igual que ocurre en otras partes del mundo, los Grandes Proyectos Urbanos van desde la recuperación de centros históricos, pasando por la renovación de áreas céntricas deterioradas, el mejoramiento de barrios, la reutilización de zonas industriales en desuso, mataderos, plaza de toros etc., los nuevos puertos y aeropuertos, las áreas de expansión y de construcción de vivienda nueva, la adaptación de barrios y ciudades al cambio climático, hasta los proyectos de movilidad urbana, de espacio público, e instituciones educativas entre otros.

Los arquitectos tenemos la responsabilidad de optimizar los impactos positivos y minimizar los negativos que podrían generar los Grandes Proyectos Urbanos, identificándolos y dejándolos previstos oportunamente en los Planes de Ordenamiento Territorial, distribuyéndolos con equidad en toda la ciudad, Integrándolos al tejido existente respetando y valorando su entorno, e incluso Incorporando a todos los participantes involucrados, estableciendo alianzas innovadoras con los sectores público y privado y logrando que sean referentes del buen diseño urbanístico y arquitectónico.

En estas páginas la Sociedad Colombiana de Arquitectos presenta algunos de los Grandes Proyectos Urbanos seleccionados que se ejecutan y promueven actualmente en Colombia, proyectos que se destacan por su calidad conceptual, su sensibilidad social y el impacto positivo que han empezado a generar en la comunidad.

Flavio Enrique Romero Frieri
Presidente Nacional Sociedad Colombiana de Arquitectos

Presentación Libro XXV Bienal Colombiana de Arquitectura y Urbanismo

Desde 1962, año en el cual se celebró la primera Bienal Colombiana de Arquitectura, nuestra institución edita y produce “el libro de la Bienal”, documento que preserva la memoria de las obras, planes, proyectos, publicaciones e investigaciones realizadas por un nutrido grupo de excelentes arquitectos colombianos, y que hoy es referente para entender el desarrollo histórico de la arquitectura y el urbanismo en el país.

Un jurado altamente calificado selecciona cada dos años lo más destacado en las categorías de Ordenamiento Urbano y Regional; Diseño Urbano y Paisajismo; Investigación, Teoría y Crítica; Intervención en el Patrimonio; Hábitat Social; Proyecto Arquitectónico; Arquitectura de Interiores y Arquitectura Efímera; Divulgación y Publicaciones.

Se puede apreciar en estas páginas una muestra de lo que sabemos hacer los arquitectos. La buena arquitectura construye sociedad, genera sentido de pertenencia, emociones positivas y traza un mejor vivir; la buena arquitectura debe ser para todos.

En los momentos actuales, cuando aspiramos a la finalización del conflicto armado, surgen nuevos aires de cambio en nuestro país. La paz no se construirá solo con mayor seguridad, justicia y participación política, sino también con inversión eficaz en aquellos territorios donde por décadas han reinado la violencia y el abandono.

El arquitecto, donde quiera que actúe, está llamado a ser protagonista del desarrollo territorial liderando proyectos, diseñando equipamiento y edificaciones con alto contenido social, respetando el medio y valorando la cultura de pueblos y ciudades. Tenemos en Colombia profesionales preparados, con amplia experiencia, comprometidos a hacer buena arquitectura, dispuestos a contribuir en la disminución de la brecha de pobreza y desigualdad existente en el campo y la ciudad.

Trabajar en equipo, construir consenso y respetar a los demás son fundamentales para lograr los objetivos. La sociedad espera mucho más de nosotros: los arquitectos debemos hacer presencia en todos los rincones de la geografía nacional. Las oportunidades son infinitas. Nuestro reto es construir una sociedad más igualitaria y equitativa, con más oportunidades para todos.

Flavio Enrique Romero Frieri
Presidente Nacional – Sociedad Colombiana de Arquitectos

El Plan Luz

Apreciados colegas hoy, las ciudades y sus espacios exteriores son recorridos por sus habitantes y visitantes tanto de noche como de día. Se vuelve primordial el desarrollo de planes y proyectos de iluminación urbana con el fin de caracterizar zonas, ordenar circulaciones, priorizar recorridos y dar lugar a nuevos usos y maneras de entenderlas.

Planificar la ciudad de noche es una nueva oportunidad para todos, es una nueva oportunidad para hacer más competitiva nuestras ciudades, para generar un nuevo sentido de pertenencia de quienes la viven, la gozan y la disfrutan.

La herramienta útil para sentar las bases que habrán de generar una nueva imagen nocturna de nuestras Ciudades, valorando sus espacios públicos, su patrimonio arquitectónico y embelleciéndolas aún más, es El Plan Luz.

Un Plan Luz es un Proyecto dirigido al acondicionamiento, embellecimiento, optimización y organización del entorno visual nocturno de las ciudades a través de la iluminación y el alumbrado público.

Basados en el reconocimiento del poder de la luz para generar espacios, un Plan Luz se diseña con la intención de brindar una imagen nocturna atractiva, de organizar y jerarquizar su espacio público para fomentar nuevas experiencias interviniendo el paisaje urbano por medio de la iluminación.

La luz es un elemento generador de espacios y ambientes, además su adecuada utilización permite imprimir un sello particular en los edificios y monumentos tratados y así, facilita la identificación de los mismos en tanto pone en relieve las características particulares de cada espacio, es decir la luz tiene una función tanto estética como pragmática. Los espacios de la Ciudad, tratados en su generalidad bajo un criterio de iluminación permiten no sólo una percepción unitaria del entorno sino la diferenciación y reconocimiento de lo particular dentro de la unidad.

La Arquitectura es, entre las artes, la que más profundamente influencia los modos de sociabilidad al concebir los espacios que determinan la convivencia y la comunicación social favoreciendo las nuevas formas de percibir, estar e interactuar con su entorno.

Es por ello que los arquitectos debemos ser los primeros en promover la inclusión del Plan Luz en los Planes de Ordenamiento Territorial, así como, elaborar y velar por su implementación en cada una de nuestras ciudades.

La Sociedad Colombiana de Arquitectos invita a las autoridades locales a generar planes y proyectos de iluminación urbana con el objeto de valorizar los ambientes, crear condiciones de seguridad para quienes los frecuentan y promover la imagen de la ciudad entre los visitantes y residentes.

Arq. Flavio Romero Frieri
Presidente Nacional Sociedad Colombiana de Arquitectos

Feliz Navidad y Próspero 2016

Apreciados colegas:
Sea esta la oportunidad para invitarlos a trabajar duro y unidos.

A continuar luchando por fortalecer nuestro liderazgo profesional.

A seguir consolidando nuestra institución que por más de 80 años ha servido a los arquitectos.

A invitar a los colegas ser socios de la SCA.

A participar en la XXV BIENAL COLOMBIANA DE ARQUITETURA Y URBANISMO que se realizará del 14 al 16 de septiembre en Cartagena de Indias.

A Inscribirse en los encuentros y workshop programados para ustedes.

A ingresar a la página web www.sociedadcolombianadearquitectos.org

A colaborar con la actualización de las tarifas profesionales.

A participar en los concursos de arquitectura.

A proteger y conservar nuestro patrimonio histórico y cultural.

A defender nuestro medio ambiente.

A incentivar el ahorro de agua y energía en los proyectos bajo nuestra responsabilidad.

A propiciar más espacio público de calidad en pueblos y ciudades.

A colaborar y participar en los Planes de Desarrollo, Planes Especiales de Manejo y Protección y Revisión de los Planes de Ordenamiento Territorial entre otros planes Locales y Regionales.

A realizar más y mejores proyectos de vivienda social.

A contribuir a mejorar la calidad de vida de los colombianos con proyectos y obras de calidad.

A respetar y potencializar los valores culturales del lugar.

A ser felices y hacer feliz a los demás.

 

Feliz Navidad y Próspero 2016

Flavio Romero Frieri
Presidente Nacional Sociedad Colombiana de Arquitectos

RESPONSABILIDAD SOCIAL DE LA ARQUITECTURA

En épocas pasadas se creía que el arquitecto sólo podía ejercer en las grandes urbes, y que su trabajo estaba dirigido a una minoría privilegiada que podía pagar sus servicios profesionales. Hoy que estamos construyendo una sociedad más igualitaria y equitativa, con más oportunidades para todos, es cuando los arquitectos tenemos que hacer mayor presencia en todos los rincones de la geografía nacional.

La buena arquitectura construye sociedad, genera sentido de pertenencia, emociones positivas y traza un mejor vivir; la buena arquitectura debe ser para todos.  No hay que olvidar que trabajamos para personas que habitan los espacios, por eso nuestro trabajo debe responder a sus requerimientos, respetando su cultura, su entorno y el medio donde pertenecen.

Nuestro trabajo como arquitectos genera un alto impacto al mundo, un alto impacto sobre la vida del planeta. Tenemos  una enorme responsabilidad con el desarrollo de prácticas sustentables.

Respetemos las normas que las sociedades han pactado en función del bien común.

Tenemos un importante papel en la gestión pública, pues somos diseñadores, ejecutores y veedores  de la política pública. De allí nuestra responsabilidad en el adecuado manejo de los temas relativos al ejercicio profesional que impactan a las personas y las comunidades.

Arquitectos, Cumplamos con los contratos y los términos acordados. Realicemos lo pactado y asumamos solamente las tareas para las cuales estamos capacitados.

Trabajemos en equipo, el respeto por el otro y la construcción de metas comunes, son fundamentales para el logro de los objetivos.

Seamos cada día más creativos, más comprometidos,  con nuestro trabajo, más responsables con la preservación del patrimonio urbanístico arquitectónico; la sociedad espera mucho más de nosotros.

Apreciados colegas, al seguir estos lineamientos estamos actuando con responsabilidad social y contribuyendo a construir un mejor país.

LOS INVITO A IMPACTAR EL MUNDO.

 

Flavio Romero Frieri
Presidente Nacional Sociedad Colombiana de Arquitectos

La sostenibilidad urbana en el desarrollo integral de la ciudad

El mundo marcha, a gran velocidad.

La innovación tecnológica está produciendo grandes cambios.

Se generaliza el concepto de la Globalización.

Grandes temas como la competitividad económica, el equilibrio social, la calidad de vida y la sostenibilidad ambiental,  dependerán de nuestra capacidad colectiva para reinventar y gobernar nuestras ciudades y regiones, y en definitiva de nuestra capacidad de innovar y compartir estas innovaciones con otras ciudades en un mundo cada vez más global e interrelacionado.

El desarrollo urbano sostenible contempla el desarrollo integral de las ciudades desde el punto de vista ambiental, económico y social.

Las ciudades se convierten, por tanto, en los motores de cambio del entorno territorial y afrontan retos y oportunidades derivados de la globalización, el cambio demográfico y el cambio climático que debe integrarse en todas las fases del desarrollo urbano.

El cambio climático nos advierte a gritos que debemos ser más racionales, responsables y respetuosos en el trato al planeta y al uso de los recursos.

El compromiso es de todos, pero un compromiso efectivo, basado en la acción y no en la mera palabra.

Un compromiso que nos haga usar los recursos de manera responsable y no de manera compulsiva. Si vamos por ese camino, sin duda, estaremos dejándoles un mejor mundo a nuestros sucesores.

La Ciudad Sostenible es una ciudad que recupera y potencia su vida propia, y por tanto la de sus habitantes, mientras favorece la regeneración y el respeto de su entorno natural, así como la cohesión social, la educación para la paz y la integración cultural.

Una ciudad sostenible es aquella que está integrada funcional y económicamente con su territorio circundante, es competitiva para atraer inversiones y producir bienes y servicios, ordenada y eficiente en su funcionamiento, atractiva cultural y urbanísticamente, saludable por el manejo adecuado de sus impactos ambientales y por su seguridad ante desastres, equitativa e inclusiva socialmente, y gobernable por su administración eficaz, su gestión participativa y su seguridad ciudadana, todo ello a fin de proporcionar una mejor calidad de vida a su población.

 

¿QUÉ PODEMOS HACER POR CAMBIAR NUESTRAS CIUDADES?

El reto está en pasar de la crítica a la acción, dejar de quejarnos por las soluciones que nunca llegan, apropiémonos de nuestro barrio, de nuestro entorno cercano, y seamos ejemplo de que el cambio que queremos ver empieza por nosotros mismos.

Tenemos mucho por hacer, por construir, infinidad de conflictos urbanos por resolver, muchos de ellos conocidos y quienes queremos nuestras ciudades, tenemos la gran responsabilidad de convertirnos en actores proactivos en la ordenación de nuestro territorio, aportando nuestro conocimiento, nuestras ideas, participando en la formulación y seguimiento, colaborando en la implementación de los distintos planes y proyectos que busquen el desarrollo integral de nuestra gente.

En fin, la mayoría coincidimos que los problemas comunes son la congestión, la inseguridad, la falta de recursos para prestar servicios básicos, la escasez de vivienda adecuada y el deterioro de la infraestructura, entre otros.

Los problemas que enfrentan nuestras ciudades los podemos resolver. Queremos ciudades incluyentes, con acceso a servicios básicos, energía, vivienda, transporte y más oportunidades para todos.

Debemos tener presente que “Somos lo que somos por ser lo que somos”, las ciudades son el reflejo de lo que hemos sido capaces de hacer, algunas veces con aciertos y otras con equivocaciones.

Las ciudades la construimos entre todos, y si queremos construir una ciudad con sostenibilidad urbana y desarrollo integral debemos conformar equipos inteligentes, por ello tenemos que aprender de las experiencias vividas, prepararnos, pasar de la crítica a la participación, a la colaboración, no permitir que otros la planifiquen por nosotros, porque nos hemos dado cuenta que como observadores nunca lo lograremos.

Trabajemos unidos, escuchémonos, generemos visiones colectivas de ciudad y jalonemos todos en una misma dirección.


Arq. Flavio Romero Frieri
Presidente Nacional Sociedad Colombiana de Arquitectos

La protección del Patrimonio como factor de identidad y desarrollo social

Bogotá, octubre 25 de 2015

 

Apreciados colegas y amigos

 

Velar por la defensa y conservación del patrimonio cultural inmueble ha sido una actividad inherente a la naturaleza propia de la arquitectura y por tanto, razón de ser de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, papel que seguiremos cumpliendo con entusiasmo en nuestra institución.

Integramos el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, órgano encargado de asesorar al Gobierno Nacional en cuanto a la salvaguardia, protección y manejo del patrimonio cultural de la Nación, así como también en el plano regional hacemos parte de los Consejos Distritales, Municipales y Departamentales de Patrimonio.

Fieles a nuestros postulados misionales apoyamos las iniciativas del Estado por la salvaguardia del patrimonio histórico arquitectónico, por lo que en múltiples oportunidades hemos organizado de la mano de los organismos de gobierno concursos de diseño para ejecutar proyectos en bienes de interés cultural, procurando que se obtengan los mejores resultados posibles en las intervenciones de esos inmuebles.

Permanentemente organizamos foros, seminarios y encuentros de patrimonio que tienen como finalidad, conocer, analizar, debatir, tomar conciencia y motivar a los arquitectos a ser actores proactivos en la salvaguardia de nuestro patrimonio cultural.

Gran parte de la riqueza cultural se concentra en los centros históricos de las ciudades. Sin embargo, la mayoría de estos centros han sido afectados negativamente por procesos de deterioro que ponen en riesgo la preservación del legado histórico cultural que dichos centros albergan.

Así, las ciudades comienzan a perder un recurso valioso que, preservado y explotado adecuadamente contribuye a incrementar la calidad de vida de sus ciudadanos.

Conscientes de este potencial varias ciudades han tomado acciones para revitalizar sus centros históricos, muchas de ellas obteniendo logros significativos.

No es una tarea fácil, pues, además de lo complejo del tema, normalmente estas acciones son de largo plazo y requieren disponer de cuantiosos recursos económicos; sumas que con frecuencia exceden las posibilidades presupuestales de los gobiernos locales y requieren sinergias dinámicas para su ejecución.

Para alcanzar las metas de dar sostenibilidad a los procesos de revitalización y conservación es indispensable poner en práctica acciones para que los centros no sean lugares de paso, activos durante el día y vacíos por la noche. Debemos mantener la vitalidad de los centros históricos. Procurar que se conviertan en sitios de residencia permanente, se brinden oportunidades laborales y se desarrolle una oferta variada de bienes y servicios que permitan satisfacer las necesidades cotidianas de las familias que lo habitan y de los usuarios que acuden a él.

Es estratégico generar oferta de vivienda a precios accesibles para distintos estratos socioeconómicos, manteniendo una integración social que promueva la habitabilidad y la diversidad cultural en el centro de las ciudades.

En resumen, estos valiosos espacios geográficos pueden y deben ser modificados racionalmente, aprovechados, respetados, protegidos y conservados. No solamente pensando en los bienes materiales, sino integrando los bienes intangibles que poseen. El capital cultural hace parte de la dotación de recursos que posee una sociedad para desarrollarse y alcanzar niveles mayores de bienestar para sus integrantes.

Como toda forma de capital, debe utilizarse de manera eficiente y racional, evitando su subutilización pero también su sobreexplotación.

Que la cultura se fortalezca como factor de desarrollo. En los últimos tiempos se ha avanzado en valorar la preservación y puesta en valor del patrimonio histórico cultural como motor de bienestar general de una ciudad; entre otros factores, los centros históricos revitalizados han impulsado fuertemente el turismo y sus industrias relacionadas, generando mayor actividad económica y empleo, a la vez que se ha mejorado la calidad de vida de sus habitantes (mayor seguridad, limpieza, oferta de servicios, etc.).

Los procesos de revitalización no resultan sostenibles sin la participación de la comunidad, habitando y cuidando el centro, ni de los agentes privados tomando riesgos e invirtiendo, como tampoco de profesionales conscientes de la importancia del recurso que los bienes patrimoniales histórico arquitectónicos representan.

¡Tenemos mucho por hacer, hagámoslo!

 

Arq. Flavio Romero Frieri
Presidente Nacional Sociedad Colombiana de Arquitectos

Concursos de Arquitectura

Bogotá, Septiembre 25 de 2015

 

Apreciados colegas y amigos

 

La Sociedad Colombiana de Arquitectos acumula una extensa experiencia en el manejo de concursos arquitectónicos, actividad que ha sido, desde su fundación, uno de sus principales bastiones. A partir de mediados del siglo XX, la SCA ha promovido y puesto en práctica numerosos concursos, con la certeza de que estos constituyen la herramienta más idónea para seleccionar las mejores propuestas para los espacios más significativos de nuestras ciudades.

 

Colombia está llena de excelentes obras arquitectónicas otorgadas por concurso público.

 

Estas convocatorias representan una gran oportunidad para los arquitectos, tanto para los que gozan de amplio reconocimiento profesional, como para quienes inician su trayectoria o son desconocidos en la escena arquitectónica nacional. Para estos últimos, cuando resultan favorecidos con el fallo del jurado, es una ocasión excepcional para dar a conocer sus propuestas y madurar sus iniciativas. Para ambos grupos, es una ventaja encontrar en cada competición condiciones de ecuanimidad que desvinculan la trayectoria o el grado de reconocimiento de los proponentes, donde lo importante es la idea presentada. En ocasiones, coinciden destacados arquitectos con profesionales emergentes, que habían sido incluso sus alumnos. Unos y otros, mediante una asertiva interpretación de las necesidades del programa arquitectónico solicitado, demuestran su destreza, creatividad y compromiso profesional, puesto al servicio de la comunidad y del país.

 

La igualdad es una de las características dignas de resaltar en el ejercicio de los concursos. Las condiciones para participar son asequibles, ya que no se requiere contar con el respaldo de complejas oficinas, alta capacidad de contratación o gruesos pergaminos académicos. Son suficientes la confianza en la seriedad e imparcialidad de los organizadores y el entusiasmo para creer en este tipo de procesos.

 

Participar resulta sencillo, pero igualmente exigente: los tiempos usualmente son muy reducidos y las bases requieren ser entendidas con claridad. El equipo de concursantes debe estar compenetrado con la tarea, entendiendo que la recompensa no siempre está asegurada, lo cual, sumado a otros factores imponderables, caracterizan los concursos.

 

No obstante, los concursos arquitectónicos son emocionantes, sin importar en cuál orilla se esté. Lo es para el promotor, quien podrá contar con variadas propuestas de diversos autores, lo que le permitirá tener una amplia oferta de posibilidades. Para el jurado también, pues este grupo de reconocida experiencia profesional y altísimos valores éticos, no permite asomar la más mínima opción de favorecimiento y, mediante apasionados debates conceptuales, procura escoger la mejor opción dentro de parámetros de respeto, conocimiento y elevados criterios de elección (como jurado que he sido, doy fe de ello).

 

Los organizadores, por su parte, se reconfortan ante el amplio despliegue de creatividad de las propuestas, enfoques, soluciones ingeniosas, superación de retos, lenguajes arquitectónicos y corrientes que se contrastan entre sí. Cuando se trata de concursos promovidos por entidades públicas, estos son prenda de garantía de equidad, transparencia y reconocimiento de los méritos por encima de cualquier otra condición.

 

Finalmente, los arquitectos concursantes encuentran satisfactorio aceptar el reto profesional que les lleva a confrontar su propuesta con las de sus colegas, y en donde experimentan la fortaleza que exige la competencia, generan ideas y despliegan soluciones para el problema planteado, persiguiendo la difícil opción de ser escogidos como los mejores. Cada concurso en el que se participa reafirma la solidez intelectual del profesional, su creatividad, claridad conceptual y el deseo de aportar en el propósito por configurar un mejor territorio en el cual vivir.

 

La Sociedad Colombiana de Arquitectos ha persistido en fortalecer la realización de los concursos y propende por garantizar que se conviertan en buena arquitectura, reflejando los principios que inspiran la conformación de la entidad como órgano que estimula el correcto ejercicio de la profesión para beneficio de la comunidad y el Estado, a través de proyectos de alta calidad profesional. Los concursos han confirmado sus bondades y son la plataforma de integración ideal entre los profesionales de la arquitectura, afiliados o no a la SCA, y las entidades promotoras empeñadas en acertar en sus soluciones.

 

Agradecemos a todos los directivos de la SCA que por más de 80 años han mantenido nuestro prestigio, mostrando el camino a todos los arquitectos que creen en nuestra institución al participar en los diversos concursos celebrados, Así mismo, a los asesores, coordinadores y jurados, que con su buen juicio han hecho posibles estos logros; a los arquitectos de ayer y de hoy, por su despliegue de talento y dedicación; a los académicos que aportan sus luces y a las entidades promotoras que gracias a su visión, confianza y apoyo han hecho posibles tantos y tantos concursos que han contribuido con el desarrollo urbanístico y arquitectónico de nuestra nación.

 

 

Arq. Flavio Romero Frieri
Presidente Nacional Sociedad Colombiana de Arquitectos