Arquitectura en conjunto con responsabilidad social

JOSE ANTONIO PINZÓN BERMUDES, Subdirector – Vivienda y desarrollo Urbano; OSCAR PARDO ARAGÓN, Director- Centro Interdisciplinario de Estudios sobre Desarrollo- CIDIR; DAVID PINILLA CALERO, Viceministro- Ministerio de Vivienda, Ciudad y territorio MVCT; FLAVIO ENRIQUE ROMERO FRIERI, Presidente Sociedad Colombiana de Arquitectos SCA.

La Sociedad Colombiana de Arquitectos (SCA) en conjunto con, el  Centro Interdisciplinario de Estudios sobre el Desarrollo (CIDER), El departamento Nacional de Planeación (DNP) y Minvivienda  realizó el día Martes 18 de Julio  en el teatro Colombia en la ciudad de Bogotá, el Foro 20 años de Ordenamiento territorial en Colombia estipulado y reglamentado en la 388 de 1997 “Ley de desarrollo territorial”.

“Todo pueblo, provincia y municipio tiene derecho ilimitado a su completa independencia, con tal que su constitución interna no amenace la independencia y la libertad del territorio vecino”, Mijail Bakunin; es la base de aquellos arquitectos, ecónomos, investigadores, entre otros´, que han dedicado su tiempo al desarrollo sostenible Colombiano y a satisfacer de forma correcta, analítica y justa cada una de las necesidades de vivienda que la sociedad requiere y los reglamentos mínimos por los que debe pasar las diferentes construcciones, con el fin de lograr el correcto funcionamiento de las áreas públicas del país.

Los temas mencionados anteriormente,  fueron abordados durante la celebración de los 20 años de Ordenamiento territorial en donde, no solo se evidenciaron diferentes puntos de vista sobre la ley 388 de 1997 sino que también tuvo lugar los asuntos a favor, en contra y lo que en un futuro se le podría agregar. Todo lo anterior, teniendo en cuenta la sostenibilidad responsable en donde el medio ambiente juega un factor importante, que al mismo tiempo posee bases y fundamentos sobre el desarrollo, la felicidad de la sociedad y el cubrimiento de las necesidades del público al que va dirigido.

Lamentamos la triste partida de Ricardo Navarrete Andrade

Colegas y amigos del Arq. Ricardo Navarrete Jiménez, Expresidente Nacional de la SCA, lamentamos profundamente el fallecimiento de su padre, Ricardo Navarrete Andrade Q.E.P.D.

Acompañamos a nuestro colega y su familia en estos momentos de dolor.

La ambición rompió el saco: el desplome del edificio Portal de Blas de Lezo en Cartagena

El reciente caso del desplome del edificio Portal de Blas de Lezo es la más viva muestra del afán desmedido de riqueza afianzado sobre vicios, carencias gubernamentales, corrupción y pésimas prácticas profesionales que, había demorado en explotar, y desafortunadamente lo hace con el saldo trágico de una veintena de muertos y otro tanto de heridos.

En este duro trance, además de las víctimas directas del siniestro, la mayor afectada es la Alcaldía Mayor de Cartagena con su enmarañada cauda burocrática de las Alcaldías de las Localidades, Control Urbano y la Secretaría de Planeación Distrital. Por una sencilla razón: son ellos los que tienen la responsabilidad de que las edificaciones que se levanten se ajusten a las normas del POT y a la calidad requerida. En la realidad poco, o nada, de ello se cumple por la inmensa corrupción que afecta esos procesos. Los constructores inescrupulosos actúan sin miedo pues saben que impunemente pueden adelantar sus obras violando los requisitos de ley sin ser sancionados o sus obras clandestinas demolidas. El asunto es sencillo, todo se arregla con dinero. Dentro de los gastos de construcción se incluye una suma destinada a pagar las “picúas” de los funcionarios que tienen a cargo del control. Descaradamente pasan por las construcciones dizque a inspeccionar en busca de la coima que silencia sin pudor cualquier anomalía. No importa cuán flagrante sea: varios pisos de más; ausencia, o insuficiencia, de parqueaderos; carencia de retiros; licencias falsas; planos que no correspondan a la obra realmente en construcción.
Los mercaderes de la construcción fraudulenta “saben cómo es la vuelta”. En su afán de lucro, además de falsificar vallas y licencias de construcción, omiten hacer estudios de suelo y contratar profesionales idóneos; copian proyectos arquitectónicos; “aceitan” a los vecinos para que mientan en caso de inspeccionamiento, y conocen los caminos para que las empresas de servicio se los instalen sin llenar los requisitos para ello. Poderoso caballero es Don Dinero.
Los funcionarios de las Curadurías Urbanos no son los responsables del desmadre, aunque alguna responsabilidad puedan tener, cuando son laxos en la aplicación de la normativa o señalan los vacíos que ella puede tener para que se cuelen propuestas dudosas. Los Curadores, aplicando la ley, son artífices de un procedimiento que, bien intencionado, hace mucho daño y es base de las construcciones violatorias. Me refiero a los RECONOCIMIENTOS, mecanismo mediante el cual se legalizan obras realizadas sin el lleno de los trámites exigidos después de pasados cinco años de haberlas hecho y no estar cuestionadas por las autoridades de control. Esa es la puerta trasera cómo se formaliza lo torcido una vez terminada la obra y es necesario venderla y proceder ante notarías y oficina de registro de instrumentos públicos. En estos organismos se escuchan cuentos nada santos en los que las falsas licencias, los testimonios de vecinos avalando la antigüedad y otras tramoyas abundan.

Como cereza del postre figura el origen de los dineros invertidos en las obras. La mayoría de ellas se hacen con recursos propios de los constructores sin recurrir a préstamos bancarios. Cuál es su proveniencia…no se sabe. Preguntar por ello, no es recomendable.

Lo expuesto aquí recoge comentarios de colegas que han sufrido en carne propia las malas prácticas. Son fruto de observaciones desprevenidas en los barrios, cuando inexplicablemente desaparece una casita y emerge un enorme edificio que, a todas luces, no puede estar cumpliendo con las normas urbanísticas. De ver cómo no pasa nada…hasta cuando pasó. La ambición rompió el saco. Hoy lloramos veinte muertos y nos razgamos las vestiduras; se buscan culpables y señalan responsables. Ojalá éste escrito sirva para encontrar el camino correcto a seguir para garantizar construcciones seguras para sus habitantes y una ciudad menos proclive a la clandistinidad y la corrupción. No se molesten en pedirme prueba de lo que he dicho. No las tengo. Vayan a visitar los restos de Portales de Blas de Lezo, explíquenme lo sucedido y díganme que estoy equivocado.

Arq. GERMÁN FONSECA CASTILLO

VÉASE TAMBIÉN:

Autoridades prometen parar obras ilegales en Cartagena
http://m.eluniversal.com.co/cartagena/autoridades-prometen-parar-obras-ilegales-252052


Derrumbe del “edificio invisible”
http://m.eluniversal.com.co/blogs/patrimonio-siglo-xxi/derrumbe-del-edificio-invisible-los-muertos-los-ponen-los-pobres

Giancarlo Mazzanti, primer colombiano en recibir el reconocimiento Honorary Fellowship

En el marco de la ceremonia del presente año de The American Institute of Architects –AIA-, el colombiano Giancarlo Mazzanti será reconocido con el Honorary Fellowship 2017. El Instituto Americano de Arquitectos (AIA) fundado en 1857 es una organización estadounidense que promueve la arquitectura como profesión, equivalente a la Academia de la lengua. Por lo que es un honor este reconocimiento.

Éste es otorgado cada año a arquitectos no residentes en Estados Unidos que han contribuido con su trabajo y trayectoria al desarrollo social y arquitectónico a nivel mundial. Así como por su trabajo excepcional y excelencia.

Según el AIA, el galardón fue desarrollado para reconocer a los arquitectos del mundo que mediante sus trayectorias y obras, han puesto su trabajo al servicio de la sociedad. Entre los objetivos principales se encuentran: la promoción de la eficiencia estética, científica y práctica en la arquitectura; el fomento de la planificación y la construcción; la coordinación entre la construcción y la arquitectura; el aseguramiento de los niveles de vida de las personas por medio de su entorno mejorado; y el fortalecimiento de la profesión como una disciplina al servicio del desarrollo social.

De acuerdo con Giancarlo Mazzanti, “es un honor que el trabajo realizado en favor de la  inclusión y el mejoramiento de las condiciones sociales, haya sido reconocido por el AIA. Agradezco siempre parte de mi trabajo a la comunidad, pues son ellos quienes convierten las obras en símbolos de desarrollo e inclusión”.

Giancarlo Mazzanti fundador de El Equipo Mazzanti ha hecho la mayoría de su trabajo en lugares con altos índices de pobreza y población vulnerable. Más allá de la profesión su principal interés es lograr que a través de la arquitectura se generen nuevas formas de comportamiento, integración, fortalecimiento de las comunidades y el mejoramiento de las condiciones de vida de los habitantes por medio de nuevos ambientes de educación. Contando con alrededor de 40 proyectos y 350.500 metros cuadrados diseñados en temas educativos y culturales que a lo largo de sus 25 años de trayectoria ha podido diseñar.

En las ediciones anteriores han sido reconocidos Louissa Hutton de Sauerbruch Hutton (Alemania), Denise Scott Brown (Reino Unido), Gonzalo Mardones Viviani (Chile), Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano de Nieto Sobejano (España), Jo Noero (Sudafrica), Guillermo Vasquez Consuegra, Antonio Cruz (España), entre otros.

Para más información, haga click

PEMP Cartagena: Carta al Alcalde de la ciudad

La Sociedad Colombiana de Arquitectos, como parte del Consejo Nacional de Patrimonio del Ministerio de Cultura, entidad a la que le corresponderá aprobar el PEMP de Cartagena, envió una carta a la Alcaldía de la ciudad, con algunas sugerencias que se consideran útiles para aprobar e iniciar su implementación.

La carta firmada por el Arq. Flavio Romero Frieri, Presidente Nacional de la SCA, manifiesta el interés de un PEMP viable que cumpla con mejorar la calidad de vida en el centro histórico, desarrollar un modelo de manejo integral para conservar y proteger el patrimonio tangible e intangible, fortalecer la identidad cultural y avanzar en la equidad social.

Actualización honorarios de la arquitectura

Diplomado Accesibilidad y Diseño para Todos – UNISALLE

UNISALLE presenta el diplomado en ACCESIBILIDAD Y DISEÑO PARA TODOS: Una mirada de Diseño Universal y Co-diseño inclusivo, próximo a realizarse, entre el 18 de abril y 17 de junio 2017.

Desde la  Facultad de Ciencias del Hábitat, de la Universidad de la Salle, en concordancia con los intereses desarrollados en los últimos 11 años a través de sus programas de Arquitectura y Urbanismo, hemos propendido por una educación con proyección incluyente, enfocándonos en la construcción de una cultura con responsabilidad social y participativa. Con estas premisas, extendemos una cordial invitación a  todos aquellos interesados en participar  en el diplomado, esperando la presencia de la sociedad civil, entidades profesionales, agremiaciones, entidades del estado y la academia.

Para más información comuníquese a los correos gtoro@unisalle.edu.co y/ o inclusallesemillero@gmail.com, al teléfono 3535360 Ext. 2546-2508, o al Centro de Extensión y Educación Continuada Tel: (1) 348-8000


Link informativo y demás material correspondiente al diplomado:

http://www.lasalle.edu.co/wps/portal/Home/Principal/EducacionContinuada/diplomados/diplomado-accesibilidad-y-diseno-para-todos


Para realizar inscripciones visite http://glass2.lasalle.edu.co:8080/extension/

La guía puede ser descargada para cancelar en el Banco de Bogotá o puede ser pagada a través de PSE mediante tarjeta débito o crédito, haciendo clic en el botón ubicado al final de la guía que fue generada.

Recuerde que la Universidad otorga los siguientes descuentos sobre el valor de la oferta académica:

  1. Para externos: Descuentos por pronto pago
  2. Para Estudiantes y Egresados: 20%
  3. Para Administrativos y Docentes: 25%

“No siguieron los planos”: Giancarlo Mazzanti habla de la megabiblioteca que se desploma

El Parque Biblioteca España, que por muchos años ha sido el símbolo de la llamada transformación de Medellín, ha estado envuelto en una polémica debido a que la fachada tuvo un deterioro, lo que obligó a que tuvieran que intervenir su arquitectura. Hoy, de la biblioteca solo hay fierros, cemento y un telón negro. Ha estado cerrada por casi dos años y las obras no avanzan. El arquitecto barranquillero Giancarlo Mazzanti, quien la diseñó hace doce años, ha estado en medio de la polémica, pues algunos lo culpan y hasta desde la Alcaldía anunciaron hace unos meses que lo iban a demandar. Semana.com habló con él sobre el diseño de la biblioteca y los problemas posteriores.

Semana.com: ¿Cómo empezó su carrera?

G.M.: Tengo 25 años de experiencia en el diseño. Nosotros hemos estado dedicados a desarrollar arquitectura en las zonas de periferia, en las zonas con mayor deterioro, como ejemplo está la Biblioteca España, pero hemos trabajado en Cartagena, Santa Marta, puro trabajo con comunidades y tenemos una fundación que se dedica a hacer metodología de trabajo con las comunidades. El 90 por ciento del trabajo lo hemos hecho a través de una figura muy bonita que hay en Colombia y es el Concurso de Diseño Arquitectónico, que funciona con cinco jurados seleccionado por la Sociedad Colombiana de Arquitectos. Es un concurso abierto para todos y anónimo. Uno entrega cinco planchas y una idea de proyecto, este jurado evalúa y escoge al ganador. Es un mecanismo que en Latinoamérica es ejemplo, los grandes edificios se han hecho con este concurso, y que ahora con la corrupción que hay es un ejemplo de transparencia, porque no escoge ningún político, ni hay intereses de por medio.

Semana.com: ¿Por concurso se ganó el diseño del Biblioteca?

G.M.: Sí, era un concurso internacional al que se presentaron más de 75 arquitectos del mundo. Yo entregué planos, dibujos y la idea final de cómo debería ser el edificio, todavía muy esquemático. Después comenzamos a trabajar con la comunidad, hicimos unos talleres para que la biblioteca fuera apropiada, que derivo en que se convirtiera en un símbolo. La gente del barrio cambió su manera de pensar con respecto a lo que percibían ellos. Eso es básicamente el ejercicio previo. La biblioteca hoy en día es un símbolo de arquitectura, el símbolo de una ciudad que cambió. Lo triste es ver ahora esa biblioteca desmantelada.

Semana.com: Pero tuvo problemas, ¿Qué tanta responsabilidad tiene usted en eso?

G.M.: Llevo siete años dedicado a revisar qué fue lo que sucedió. Es el único proyecto que ha tenido problemas. Aquí también hice Plaza Mayor y los coliseos de los Juegos Suramericanos, todos están perfectos. Ahora hay que aclarar qué es lo que hace un diseñador, que fue mi rol, qué lo que hace un constructor. Nosotros sólo nos encargamos de diseñar, y los actores de ese proceso son el cliente, el arquitecto diseñador, los ingenieros, un interventor de diseño y una curaduría que avala y autoriza los planos. Cuando tuvimos planos, se le entregaron a la Empresa de Desarrollo Urbano (EDU), y a la interventora que era Ingeniería Estructural, los dos lo aprobaron, después se pasaron a la curaduría, y avalaron. Después de todo eso apareció el proceso licitatorio para construcción. Ahí nosotros lo que hicimos fue supervisión arquitectónica, lo que en el mundo se llama dirección artística, nosotros no tenemos ningún valor en las decisiones de obra.

Semana.com: Pero ustedes estuvieron en el proceso…

G.M.: Sí, pero en un rol de supervisión, no tenemos ni decisiones ni potestad para tomar las decisiones, y eso es importante, porque las decisiones que se toman terminan afectando el diseño. En España existe el rol de director general de obra, que es el arquitecto diseñador, y así debería ser, nosotros deberíamos dirigir la obra. Aquí es solo supervisión, aconsejamos. La entidad contratante y el constructor son los que terminan haciendo todo. En este caso, el constructor fue Arquitectura y Concreto, ellos tomaban las decisiones. Así llegamos a un proyecto que se inaugura y se abre al público y  se vuelve símbolo de la ciudad y es capaz de transformar lo que la comunidad piensa de sí misma. Para mí este fue un edificio con el que aprendí que la arquitectura tiene una potencia social.

 

Semana.com: ¿Pero usted vio irregularidades en el proceso de construcción?

G.M.: Claro, durante la construcción nosotros mandamos unas diciendo que estaban haciendo cosas que no estaban en los planos, y hay una serie de constancias. Cuando aparece el problema de fracturación de las placas y empiezan a caer piedras, la Alcaldía de Medellín contrata a la Universidad Nacional, que es un órgano consultivo del Estado, para que evalúe qué había pasado. La Universidad hace un estudio de 452 páginas con unas recomendaciones sobre cómo poner la piedra, que son las mismas que nosotros habíamos entregado. Esto quiere decir que el proyecto es una caja concreto, la fachada —que es un elemento se superboard— y un enchape de madera, y eso tiene una estructura metálica, pero en el proceso de obras no siguieron los planos y cambiaron dimensiones, abrieron la trama y hasta unieron parales con alambres. Así las cosas, las placas se doblaron y la piedra se rompió.

Semana.com: ¿Y eso hizo que se filtrara humedad en la fachada?

G.M.: No solamente, porque además en el detalle arquitectónico, la piedra estaba amarrada con un alambre, así como está en el Planetario, en la biblioteca de EPM, y en Plaza Mayor, que es una técnica que funciona muy bien, pero ellos no lo hicieron, ellos perforaron la piedra con un taladro, metieron un tornillo y pusieron un sello y por ahí hubo filtración. La Contraloría dijo que el constructor no siguió a cabalidad nuestros planos, lo que fue avalado por los interventores. La Universidad Nacional dice en su estudio que la piedra se comportó notablemente bien. Esa piedra está en mi especificación. Incluso recomiendan volver a poner el mismo tipo de piedra.

Semana.com: Hace unos meses en la Alcaldía dijeron que lo iban a demandar, ¿fue así?

G.M.: A mí no me han puesto una sola demanda por este proyecto. La alcaldía hizo un anuncio de que iba que a demandar, pero a mí no me han demandado. Porque si usted mira las pruebas técnicas, están diciendo claramente que no somos los responsables de ese deterioro. Todo el vencimiento ya caducó, todas las responsabilidades, esto se hizo hace doce años. Esto tiene responsabilidades hasta los 5 primeros años del proceso. Yo venía cada quince días a revisar la obra, y me parece que fue una obra con los tiempos normales, se inauguró antes de que la terminaran, porque el proyecto se siguió construyendo luego de que llegaron los reyes de España.

Semana.com: ¿Ha vuelto a la Biblioteca?

G.M.: Hace dos años estoy viniendo con mis propios recursos a ver qué se está haciendo, pero las obras están paradas hace casi ocho meses. La comunidad está preocupada, porque alrededor de esto se movía el turismo y había una economía creciente. Lo más urgente es que terminen las obras, porque en el interior hay enchapes de madera que se pueden deteriorar por la humedad. Hay que terminar las obras cuanto antes.

Fuente: www.semana.com

Asamblea General de la SCA

Durante la Asamblea General de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, celebrada el pasado sábado 25 de marzo, fueron elegidos por decisión unánime, el Arq. Flavio Enrique Romero Frieri como Presidente Nacional, y el Arq. Luis Eduardo Cuartas junto al Arq. Miguel Angel García, como Vicepresidentes. Ellos estarán al frente de la institución hasta marzo de 2019.

Estamos convencidos que el trabajo en equipo de todos contribuirá a consolidar la Sociedad Colombiana de Arquitectos que queremos; queremos, una SCA gloriosa, motivo de orgullo y satisfacción para sus asociados, que sea un faro para los colegas, especialmente para los jóvenes que reclaman horizontes de confianza y crecimiento profesional.

Con estas palabras, la presidencia presentó su plan de trabajo para el período mencionado. (Ver documento).

Adiós a nuestro amigo Carlos Enrique Mesa González

Carlos Enrique Mesa González hizo sus estudios de arquitectura en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín. Al vincularse como profesor e investigador al Grupo de Estudios Estéticos de la Universidad Nacional de Colombia, realizó estudios de posgrado en semiótica y hermenéutica del arte, y en estética. Arquitecto proyectista vinculado a varias empresas de Medellín, posteriormente independiente. Entre sus proyectos más significativos están La Planta de Potabilización Manantiales del Valle de Aburrá y La cárcel de Alta Seguridad de Itagüí, Colombia. Fue decano de la facultad de diseño de la U.P.B Medellín, decano de la facultad de arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia, Medellín, director de la escuela de estudios filosóficos y culturales de la Universidad Nacional de Colombia, Medellín.

En los años recientes  se desempeñaba como profesor titular en las universidades Nacional de Colombia, Pontificia Bolivariana y Colegiatura Colombiana, en Medellín. Su labor académica persistió en el ámbito de los Estudios Estéticos, particularmente en el campo de la Retórica y Poética de la Espacialidad Contemporánea. Sus publicaciones más recientes: Arquitectura hidrográfica, en Arquitectura inmanente (Ed.  Mesa Editores, EPM, Medellín, 2010); Superficies de contacto. Adentro en el espacio (Ed. Mesa Editores, Medellín, 2010); Carcazas y motores. La doble imagen en la configuración de la espacialidad maquínica. (Ed. Mesa Editores, Medellín, 2011).

La Sociedad Colombiana de Arquitectos lamenta su triste partida, deseándole mucha fuerza a toda su familia.